Archivo de mayo, 2011

Derechos de padres e hijos durante el proceso de nacimiento

El 25 de agosto de 2004 el Congreso Nacional convirtió en ley un proyecto para que el parto vuelva a ser un acto natural y no meramente quirúrgico, y para que en él se garanticen los más elementales derechos de los padres y de los recién nacidos. La ley 25.929 -aprobada por ambas cámaras del Congreso Nacional-  está vigente desde el 21 de noviembre de 2004 en toda la República Argentina, tanto en el ámbito público como privado de la atención de la salud.

La finalidad es doble: por un lado, se insta a los médicos y sanatorios a garantizar un ambiente adecuado para que el parto se desarrolle con la mayor naturalidad. Y, al mismo tiempo, impone límites al trabajo médico para evitar que se incurra en prácticas y estudios innecesarios o sin el consentimiento de los padres.

Según la norma aprobada, toda mujer, durante el embarazo, el trabajo de parto y luego del parto tiene derecho a:

  • estar acompañada por una persona de su confianza y elección durante el trabajo de parto, parto y postparto;
  • ser informada sobre las intervenciones o estudios médicos para poder optar con libertad, si hubiera distintas alternativas;
  • ser tratada con respeto y de acuerdo a su propia cultura;
  • ser considerada como una persona sana, protagonista de su propio parto;
  • tener un parto natural, evitando prácticas invasivas y el suministro de medicación que no estén justificados;
  • ser informada sobre la evolución de su parto y a ser partícipe de las decisiones profesionales;
  • tener a su lado a su bebé durante la internación, o a poder ingresar sin ninguna restricción a los sectores de neonatología si el niño o la niña requiere cuidados especiales;
  • ser informada, desde el embarazo, sobre los beneficios de la lactancia materna y a recibir apoyo para amamantar.

Los recién nacidos tienen derecho a:

  • ser tratados en forma respetuosa y digna;
  • a su inequívoca identificación;
  • a no ser sometidos a ningún examen o intervención cuyo propósito sea de investigación o docencia, salvo consentimiento manifestado por escrito de sus representantes legales, bajo protocolo aprobado por el Comité de Bioética;
  • a la intervención conjunta con su madre en sala y a que la misma sea lo más breve posible.

Además, toda embarazada tiene derecho a hacerse en forma gratuita el PAP, la mamografía y los controles ginécológicos que necesita. Como así también a elegir y a recibir gratuitamente un método anticonceptivo adecuado. Estos derechos son promovidos por el Plan Nacer que garantiza el control integral del embarazo de las embarazadas sin obra social y los controles de salud que requieren los niños y niñas – sin cobertura explícita de salud – para crecer sanos.

A su vez, en Chubut, la Secretaría de Salud, a través de la Dirección Provincial de Maternidad, Infancia y Adolescencia, acompaña la transformación de las Maternidades Provinciales  en “Maternidades Centradas en la Familia” las cuales representan un cambio de paradigma en la asistencia perinatal: de la atención basada exclusivamente en la tecnología y la medicalización, a la asistencia humanizada que permite a nuestra especie recuperar derechos inalienables que nunca debió haber perdido con la institucionalización del parto.


La extensión de la Asignación Universal a las embarazadas y su articulación con el Plan Nacer

La Asignación por Embarazo para protección social es un ingreso reconocido por el Estado para aquellas mujeres embarazadas residentes en la República Argentina que se encuentran en situación de vulnerabilidad, para que puedan llevar adelante el embarazo cuidando de su salud y de la del bebé.

La Asignación por Embarazo promueve resultados en salud buscados por el Plan Nacer tales como la captación temprana de la embarazada y un cuidado del embarazo oportuno e integral.

La vinculación entre políticas como el Plan Nacer que estimula y fortalece la oferta pública de atención de la salud, y la Asignación Universal que moviliza a la población tiene un efecto muy positivo porque contribuye a generar conciencia sobre la importancia del cuidado de la salud y favorece su exigibilidad como derecho fundamental.

El beneficio comenzará a otorgarse a partir del mes de mayo y se podrá cobrar desde de la semana 12 de gestación hasta el nacimiento o interrupción del embarazo, siempre y cuando no exceda las seis mensualidades.

Para ser benficiarias de la Asignación, las embarazadas deberán estar inscriptas en el Plan Nacer y acerditar el control integral de su embarazo.

Para más información, en el siguiente link se puede descargar el Instructivo Asignación por Embarazo y el Plan Nacer.